Los métodos de captura, marcaje y recaptura se han desarrollado para estudiar poblaciones de animales en que no es posible estimar el tamaño total de la población simplemente contando todos los individuos, como es el caso de las aves.  Los alumnos  de primer año trabajaron interactuando entre grupos con legumbres, las cuales representaban los individuos y estimaron el tamaño poblacional a través de una fórmula utilizada por etólogos.