“Enseñanza Pre-Universitaria con enfoque internacional…”

 

Según el ideario institucional, el objetivo de la educación es despertar la inteligencia de los alumnos y ayudarles a relacionar el contenido aprendido en el aula con la realidad del mundo exterior.

Al enfatizar la combinación dinámica y posterior sistematización del conocimiento, las habilidades, la experiencia, el pensamiento crítico y actitudes adecuadas, se promociona el logro académico en conjunto con una conciencia ciudadana activa y responsable. Nuestra institución asume el desafío de educar la persona completa, preparándola para la vida, originando respeto por la existencia física del cuerpo y el gozo de la mente al descubrir el mundo en toda su plenitud y complejidad.

Enseñar no es otra cosa que sistematizar los obstáculos que deben enfrentar los alumnos en su proceso de aprender.

Es competencia de la escuela también vivenciar y transmitir valores éticos.Nos ocupamos de que los alumnos incorporen valores que guíen sus conductas como miembros honestos y serios de la comunidad.

Partimos de un enfoque de enseñanza y aprendizaje para el Nivel Secundario que incluye y transciende el enfoque en las materias tradicionales del colegio. Al mismo tiempo que insiste sobre el estudio completo de las varias disciplinas, se acentúa la interacción entre ellas y de esa forma se avanza hacia un punto de vista integrador del conocimiento. Esta perspectiva interdisciplinaria le pide al alumno que considere logros y problemas en su aspecto más amplio, y darse cuenta de que las buenas soluciones a menudo llaman a la formación de ideas que se han adquirido de muchas fuentes. Es decir, el diseño curricular del Nivel Secundario descarta la fragmentación del conocimiento que tan a menudo resulta evidente cuando los alumnos van de historia a matemática a tecnología como si las materias no tuvieran nada en común entre sí.

Como con un enfoque internacional (de ahí nuestro logo “Puente al Mundo”) creemos que la educación puede fomentar la comprensión entre los jóvenes de todos los países y contribuir, en alguna medida, a un mejor entendimiento entre los pueblos. La conciencia intercultural implica una actitud de apertura para poder apreciar y valorar justamente las ideas y productos de otras naciones. Es un movimiento positivo hacia otros, respetando las diferencias y la diversidad que hacen a la riqueza de la vida.

La comunicación es un ingrediente fundamental, a partir del buen manejo de la lengua materna que permite una expresión clara de ideas, actividades y sentimientos. El aprendizaje de lenguas extranjeras, característica esencial de nuestra escuela, extiende esa competencia y enseña a apreciar las distintas culturas y sus formas de expresión propias. Pero más allá de generar un lenguaje apropiado, la buena comunicación también consiste en tratar de escuchar lo que otros tienen que decir y estar abiertos a las inquietudes de los demás.